No hay comentarios

Los milagros del amor | LANACION.COM.CO

LA NACIÓN - NOTICIAS DE LA REGIÓN SURCOLOMBIANA DE COLOMBIA

Padre Elcías Trujillo Núñez

«Un hombre llamado Zaqueo, jefe de publicanos y rico, trataba de distinguir quién era Jesús, pero la gente se lo impedía, porque era bajo de estatura. Corrió más adelante y se subió a una higuera, para verlo, porque tenía que pasar por allí. Jesús, al llegar a aquel sitio, levantó los ojos y dijo: “Zaqueo, baja en seguida, porque hoy tengo que alojarme en tu casa. “Él bajó en seguida y lo recibió muy contento. Al ver esto, todos murmuraban, diciendo: “Ha entrado a hospedarse en casa de un pecador. “Pero Zaqueo se puso en pie y dijo al Señor: “Mira, la mitad de mis bienes, Señor, se la doy a los pobres; y si de alguno me he aprovechado, le restituiré cuatro veces más. “Jesús le contestó: – «Hoy ha sido la salvación de esta casa; también éste es hijo de Abrahán. Porque el Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido.»  (Lucas 19, 1-10) 

 Estos domingos hemos leído evangelios no aptos para cristianos conformistas o piadosos. Primero fue el leproso samaritano, un extranjero; luego el publicano pecador; y este domingo Zaqueo, el recaudador mal visto, amigo del dinero y del fraude, y un “impuro” para los escandalizados fariseos. Es muy claro que Jesús no tenía pelos en la lengua por eso le da el verdadero sentido a la Ley judía y a las normas sociales más elementales. Para Él, su misión y su defensa del Reino de Dios estaba por encima de todo lo demás, incluso sobre las más sacrosantas leyes del pueblo judío, supuestamente dadas por el propio Dios. Zaqueo es otro ejemplo más de que el mensaje de Jesús está abierto a todos y nadie puede quedar excluido del amor misericordioso de su Padre Dios. Es evidente que a Jesús le importa el corazón, no las leyes; el arrepentimiento y el perdón, no el pecado. Y lo hace sin imponer nada, sin exigir nada, porque es el mismo amor quien transforma por sí solo. Es Zaqueo quien se acerca, quien se sube a un árbol, que supera sus propias limitaciones; Jesús pone la otra parte, se hace invitar, a la vista de todos, no lo olvidemos, para provocar sin duda, y para dejar clara su opción. Zaqueo no se puede creer. Él, un pecador público, en público recibe el mayor gesto de cercanía y reconocimiento que se podría tener en oriente, ir a comer a su casa nada menos que Jesús, alguien para él tan importante. Y lo hace a la vista de todos. Y come a la vista de todos. Sabiendo que en oriente la comida es algo más que un ejercicio culinario, es un acto social y también religioso, porque es símbolo del Banquete Pascual de la Eucaristía, signo esencial de la pertenencia al Reino de Dios inaugurado por Cristo. Y a partir de ahí, surge lo demás. Ya están puestos los cimientos para el arrepentimiento sincero de Zaqueo. Sin pedirle nada Jesús, muestra una sincera conversión algo desproporcionada, como son desproporcionados la alegría y el amor. Quiere devolver cuatro veces más y dar la mitad de su dinero a los pobres. No es extraña la reacción del propio Jesús, invitando a la alegría por la conversión de aquel hombre, rehabilitado para la sociedad y para Dios. Milagros que hace el amor. Enorme ejemplo para todos nosotros que enseguida juzgamos conductas y condenamos sin piedad. Maravilloso espejo en que mirarnos y en que mirarse la Iglesia, llamada a ser instrumento de salvación, no de condena, de acogida, no de rechazo, de amor, no de exclusión. No son las leyes, las condenas públicas, el rasgado de vestiduras, el sólo recuerdo de los preceptos morales lo que hace cambiar a las personas, sino el amor acogedor y misericordioso. Sólo el amor incondicional nos cambia, sólo el perdón nos convierte, sólo la misericordia nos recompone y nos salva, sólo Dios nos devuelve nuestra más grande dignidad de hijos. Que esta Palabra de Dios y la de todos los domingos anteriores, mueva nuestros corazones y nos haga cristianos más misericordiosos, más humildes, más agradecidos, más gratuitos, más creyentes y confiados en la misericordia de Dios. No tenemos derecho a juzgar a nadie, todos somos pecadores, todos estamos llamados cada día a trabajar por nuestra propia conversión.

Comentarios

(function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) return;
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = “https://connect.facebook.net/es_LA/sdk.js#xfbml=1&appId=1499853400045659&version=v2.3”;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));


Articulo Original

You might also like
Actualidad

More Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú