No hay comentarios

¡Es el estadio lo primero por resolver!

LA NACIÓN - NOTICIAS DE LA REGIÓN SURCOLOMBIANA DE COLOMBIA

Por: José María Yepes

Sin superar el amargo sabor del descenso y cuando aún está fresco en nuestros recuerdos el más reciente exitoso protagonismo del Atlético Huila en instancias definitivas del campeonato colombiano, duele y preocupa más, las primeras reacciones de quienes abanderan causas en procura del regreso a la Primera División del fútbol colombiano.

Establecer responsabilidades a priori, juzgar y condenar a los protagonistas de los últimos acontecimientos, buscar culpables en hechos influyentes, pero no definitivos, amenazar la institucionalidad, destruir lo poco que queda, no, ese no es el camino.

La principal razón del descenso hoy, y si no se hace nada, la desaparición mañana del equipo, estriba en la destrucción del estadio que significa la carencia de lo fundamental, no se tiene el escenario para el desarrollo de esta actividad, es como si el ciclista no tiene bicicleta o el jinete no tiene caballo.

A raíz del cierre del estadio sobrevinieron las verdaderas razones de la pérdida de la categoría, aumentaron las dificultades económicas y se desvanecieron las opciones para solucionarlas, al contrario, los gastos desbordados consolidaron la crisis en todos los ámbitos.

Huila termino jugando en la cancha de Neiva por la tozudez de su presidente y en algún caso, por la benevolencia y solidaridad de la dirigencia del fútbol. El viejo y destruido estadio, no reúne condiciones mínimas para el desarrollo de esta actividad en la Primera División.

Todo esto solo significó prolongar la agonía y acrecentar las dificultades para funcionar, no solucionarlo, colocaría en riesgo la existencia del equipo, suena drástico pero es la realidad, recuperar la categoría en las mismas condiciones, sin la garantías mínimas del estadio no tendría sentido y seria de hecho irresponsable, y no cambiaría la actualidad de la institución.

Reconocer esta realidad no significa esconder los errores que complementaron y contribuyeron a la caída del equipo, lo que también es necesario corregir, como la posición mezquina de algunos frente a la empresa privada, esta contribuye al desarrollo de las regiones y en el caso particular del Huila, no puede ser un pecado más. Los gobiernos tienen obligaciones para con los privados que generan importante actividad económica, elocuente reflejo de la región nacional e internacionalmente, y recreación al pueblo, deber ineludible de los gobernantes.

Podríamos seguir buscando causas y responsables y seguramente no terminaríamos. El punto de partida para un regreso seguro esta en la recuperación del estadio como tiene que ser, son 7 años de destrucción, es el estadio, su pista atlética de la que pocos se acuerdan, pero que falta hace, y todo el entorno, toda la villa deportiva que hoy es más una escombrera y basurero que lo que algún dia fue la casa del deporte.

Pronto no habrá equipo, así será en la medida que no haya estadio, sitio de congregación de todo lo que compone el fútbol profesional, un regreso rápido a la Primera División sin estas garantías es hoy incluso un paso firme para la partida definitiva del equipo.

En Neiva no se puede jugar Primera División. Quiera Dios que nuestros nuevos gobernantes entiendan esta realidad y diferente a los actuales, generen verdaderas soluciones ¡Es el estadio lo primero por resolver!

Comentarios

(function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) return;
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = “https://connect.facebook.net/es_LA/sdk.js#xfbml=1&appId=1499853400045659&version=v2.3”;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));


Articulo Original

You might also like
Deportes

More Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú