No hay comentarios

“No vendemos inmuebles sino proyectos de vida”

LA NACIÓN - NOTICIAS DE LA REGIÓN SURCOLOMBIANA DE COLOMBIA

La constructora huilense Disarco recibió el Premio Property Awards a la excelencia en los proyectos del sector.

El pasado 3 de octubre en Toronto, Canadá, José Fernando ‘Pipo’ Valenzuela y su hijo Juan Fernando, de la Constructora Disarco recibieron con inmensa alegría y orgullo huilense el premio Property Awards que otorga la empresa inglesa International Property Awards a la excelencia en los proyectos del sector.

Luego de un recorrido en Europa, África, Asia, la empresa inglesa entró desde hace unos años a América del Sur, interesados en conocer y destacar aquellos proyectos generadores de innovación, que estén cambiando la dinámica del sector de la construcción.

En junio del presente año, a través de la página web de Disarco, la empresa extranjera colocó los ojos en su proyecto Condominio Reserva de la Sierra, que se erige en el oriente de la ciudad de Neiva, y la contactaron para participar en la convocatoria del premio internacional. Sorprendidos con semejante invitación, Disarco realizó el proceso de lleno de requisitos y aplicó en la categoría Residential High Rise Development, que es excelencia y altos estándares de calidad en desarrollos de altura, en la que finalmente se llevó el destacado reconocimiento entre más de 100 países participantes.

Al equipo de jurados del Property Awards le llamó la atención que el proyecto Reserva de la sierra se desarrolla con mucha innovación en un sector donde hay muchos retos. Además valoró del proyecto los acabados que utiliza, la sostenibilidad, seguridad, eficiencia, mercadeo, relaciones públicas, el proceso de ventas y de entregas, aristas que también intervienen en la construcción.

DCIM101MEDIADJI_0832.JPG

La transformación de un basurero

Y es que el inmenso lote donde hoy está construido Condominio Reserva de la Sierra era hace 10 años un basurero. Disarco transformó este espacio en uno de los proyectos habitacionales más envidiables de Neiva y que proyecta el desarrollo de la ciudad.

Empezó a construirse en el año 2010. Hoy en día el condominio cuenta con 500 apartamentos de 7 diferentes tipos, en torres de 13 pisos. 400 familias están viviendo y disfrutando de este maravilloso proyecto que combina un ambiente natural. Actualmente se construye la quinta etapa de aproximadamente 100 apartamentos, que cuenta con zonas comunes como canchas para adultos y para niños, piscinas, club house, parques, oratorio. Tiene también un sistema de 135 cámaras de seguridad funcionando las 24 horas, paneles solares, sistema de riego consistente en que las aguas grises de las duchas y patios de los apartamentos entran a una planta de tratamiento, se procesan y pasan a un lago que se utiliza para riego. Así, Disarco ha pensado en los beneficios ambientales y económicos para su proyecto.

Juan Fernando Valenzuela es ingeniero industrial especializado en Finanzas, hace 6 años se involucró en la empresa y poco a poco también lo hicieron sus hermanos Camilo y Felipe, quienes junto a su prima la arquitecta María José Bahamón, conforman la segunda generación de Disarco. Son ellos los encargados de continuar  demostrando el gran potencial que tiene Neiva en el sector de la construcción.

“Somos unos convencidos de que venimos haciendo las cosas de manera muy diferente al resto del sector, que es tradicional, con mucha resistencia al cambio, y nosotros poco a poco hemos venido tratando de cambiar el chip desde nuestro adn como organización para generar cosas diferentes, y desde afuera valoraron lo que venimos haciendo”, comenta Juan Fernando.

Explica que uno de los factores del éxito de los proyectos de su empresa, es tratar de entender al cliente involucrándolo en la decisión de los pequeños detalles pero que marcan diferencia.

“Estamos entendiendo al consumidor, no vendemos inmuebles sino proyectos de vida. Y en ese proceso con el área de ingenio hemos empezado a ser flexibles con el consumidor, lo justo es que lo que compren sea lo más cerca a lo que están buscando en temas de áreas, de espacios, de zonas comunes, que cubran todas sus expectativas. Buscamos que la promesa de valor se cumpla, que lo que ellos ven es lo que reciben, para eso vamos muy alineados con nuestro equipo multidisciplinario”, dice el ingeniero Valenzuela.

En la última etapa del proyecto, por ejemplo, involucraron la posibilidad del cliente de escoger entre cuatro tipos de piso y cuatro colores diferentes de pintura para su apartamento.

“Los proyectos no deben ser estáticos, el mercado va cambiando muy rápido y hay que irse adaptando a esas dinámicas. Reserva de la Sierra empezó en el 2010, al 2020 pasan muchas cosas y durante ese tiempo hemos venido evolucionando, entonces en esta última etapa ya tenemos paneles solares, un tema de sostenibilidad con aguas para ser más eficiente en el riego, entramos con nuevos acabados, nuevos y especiales diseños dentro de los apartamentos, lo importante es seguir atendiendo ese mercado que viene llegando. Creo que nuestros proyectos están al alcance de todas las familias huilenses, se necesita es ganas y querer cambiar el estilo de vida”, menciona Juan Fernando.

La bienvenida a las nuevas familias en Reserva de la Sierra es algo verdaderamente especial. Disarco confió a un artista huilense el diseño de unas piezas esculturales las cuales se dan a cada familia que recibe su nuevo apartamento. La pieza simboliza lazos, unión y el número de personas que la componen.

Otro aspecto a destacar es el uso que Disarco le da a sus vallas publicitarias, cuyo plástico del cual están elaboradas pueden durar muchos años en degradarse. Mujeres cabeza de hogar microempresarias las transforman en hermosos y útiles regalos para los clientes en los lanzamientos de los proyectos, como bolsas para mercado y forros para tabletas. Esta iniciativa es desarrollada con la Corporación Mundial de la Mujer.

La empresa compartió su triunfo con todos los contratistas de la obra, quienes también hace parte del merecido reconocimiento.

Modelos gringos para la región opita

Disarco es una empresa familiar huilense de más de 20 años de creada, se ha especializado en el diseño y construcción de condominios tipo campestre americano, en la parte oriente de Neiva. Genera actualmente 70 empleos directos y 700 indirectos.

El de la visión empresarial de Disarco ha sido el arquitecto ‘Pipo’ Valenzuela. Hoy en día esta zona oriente de la ciudad tiene otra cara y otro desarrollo en gran parte por sus proyectos. El primero de estos fue Casa de Campo en 1992, después Portal del Campo en 1998, luego vino Antigua, Alto Llano, Reserva de la Sierra, Villas del Campo, Altos de Manzanillo, Punta del Este  Torre 8-34. La empresa también desarrolla proyectos en Sopó con Toscana, y en Villavicencio mira la posibilidad de construir.

“En Neiva puede crearse calidad de vida. El sector de la construcción tiene muchos retos importantes a mediano plazo y las empresas constructoras y sus líderes tienen que estar abiertos al cambio en temas de negocio, de diferenciación, y potencializar la región y el país en oportunidades de empleo y desarrollo. Lo que hacemos nosotros es mirar las ventajas competitivas de la empresa y tratar de potencializarlas”, destaca Juan Fernando Valenzuela.

Comentarios

(function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) return;
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = “https://connect.facebook.net/es_LA/sdk.js#xfbml=1&appId=1499853400045659&version=v2.3”;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));


Articulo Original

You might also like
Neiva, Sur Colombiano

More Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú